La Mercantilización y espectacularización de nuestra existencia

La Mercantilización y espectacularización de nuestra existencia

Vivimos en una era sin precedentes . La era del vacío hace hincapié en nuestra momento actual como bien diría el filósofo Gilles Lipovetsky en su libro . Vivimos inmersos en un círculo vicioso ,un egocentrismo inusitado del que parece que no podemos salir.


Fuente : Instagram CarlaFuentesArt
Fuente : Instagram CarlaFuentesArt

Byung Chul Han es otro filosófo bastante renombrado que tiende a hablar de estos tiempos actuales tan enfrascados en la Modernidad Líquida de Zygmunt Bauman ; En este caso , enuncia en como concebimos a la Alteridad , el otro, (el prójimo que se diría en el Cristianismo), aquello en lo que Levinas se enfocó plenamente en su libro Totalidad e infinito ; en este Artículo lo describe como que éste se ha extinguido dentro de este maremágnum de estímulos al que nos vemos abocados en la actualidad , donde pasamos por alto la sociabilidad del sufrimiento y tendemos a privatizarlo ,sucediendo paradójicamente justo el efecto contrario , extrapolar y desintegrar fragmentos de nuestra vida privada en la esfera pública.

El tema de la hipersexualización también es algo candente. La industria de la belleza explota el cuerpo sexualizándolo y haciéndolo consumible. El consumo y el atractivo sexual se interrelacionan de manera recíproca. Configuramos nuestra identidad personal en redes como Instagram en resultar sexualmente deseables basándonos en un producto del Capitalismo de Consumo.

La cultura del consumo somete cada vez más la belleza al esquema de estímulo y excitación, lo que genera una sobreestimulación y un vacío moral . Por lo tanto , podemos dar por hecho que nos estamos infantilizando, y esto conlleva una pérdida significativa de los espacios de encuentro. Identidades más encapsuladas y enmascaradas. Mayor necesidad de mostrar que somos productivos y útiles de cara a la galería de manera continua.

Como bien describe Marie France Hirigoyen en este artículo : “El narcisista devora todo lo bueno de los demás”: En éste ella describe cómo llegamos al paroxismo con esta fiebre del Ego. ‘No mostramos lo que somos o dejamos de ser , sino aquello que conviene que piensen que somos.’

Para triunfar tenemos que dar la sensación de estar activos y dar la impresión de ser plenamente felices y que somos unos ganadores a la par de que cada vez nos vemos más abocados a unas mayores tasas de sufrimiento y desigualdad ; más eficaces y productivos , a la par de una competencia desmedida , un desengaño mayúsculo y una frustración cada vez mas acentuada en nuestro interior.

Las personas con una egolatría poco sana tienen tendencia a escurrir el bulto , queriendo fingir que están a la altura cuando en realidad por mucho que nos intenten demostrar que no es así no pueden disimularlo. Es una batalla contra nuestros fantasmas ; De evitarlos, creando un ideal a lo exponencial, un disfraz que los demás pueden encontrar atractivo, y nosotros mismos a la fuerza terminamos creyéndonoslo.

Podemos dar por sentado de que las nuevas tecnologías han cambiado nuestra forma de comunicarnos, de manera que en la actualidad nos consumen e invaden. Nos colapsan y bombardean con fuego a discreción.

El marco hegemónico tiende a seleccionar a los más narcisistas y excluir a aquellos que se salen del molde. Todo aquel que no encaja es ‘raro’ o incluso hasta ‘tóxico’.

Nos queremos mostrar libres e independientes , aunque en realidad nos agarramos al molde impuesto y actuamos tal y como se espera que hagamos.

Fuente : Instagram CarlaFuentesArt

Por ende, este marco hegemónico está compuesto por infinitas máscaras e individuos con pieles finas. No nos deja erotizar, exteriorizarnos ni cuestionar nada bajo ninguna circunstancia. Todo tiene que estar bien limado, y no puede haber fisuras, aristas ni dobleces por ninguna parte.

Vivimos un Zapping no solo en Tv sino también en nuestras pantallas apartando todo aquello que no nos gusta de nuestra exposición online.

Decía Joaquin Sabina en una entrevista en 1986 que el mayor Criminal de todos los tiempos es aquel hombrecillo gris anónimo que ve la TV y no le conmueve absolutamente nada de lo que sucede en lo que se proyecta. Yo le daría un toque más vanguardista para nuestros tiempos resaltando que en la actualidad el parásito de nuestros tiempos es aquel ser distraído que constantemente se dedica a navegar por las redes cual Vincent Vega en Pulp Fiction y no se inmuta ante el inmenso horror del individualismo contemporáneo.

Fuerte Letra es un blog literario que apoya la libertad de expresión. No obstante, no nos hacemos cargo de las opiniones y/o reflexiones de nuestros colaboradores. Cada cual tiene su voz.

Jondarru Gatzaga

Me considero un verdadero amante de la literatura . Creo en una revolución Silenciosa . Miembro incondicional de aquellos que creen en una utopía. Abogo por un verdadero ‘Sapere aude’ de este Siglo XXI.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *