Anís.

Anís.

El anís es la infusión por excelencia como aperitiva, digestiva y carminativa; en todo el mundo se da a los niños lactantes para confortarles el estómago y aliviar sus cólicos o flatulencias. Sobre el aparato respiratorio se utiliza en catarros, bronquitis y asma como antiespasmódico, Leer +

Col.

Col.

En medicina popular ha sido muy valorada como estomacal para el tratamiento de gastritis y úlceras digestivas y, por la misma propiedad, como cicatrizante de úlceras o heridas externas.

Azahar.

Azahar.

‘Se emplea generalmente para combatir dolores de cabeza, nervios estomacales y ataques de histeria. Es una flor sedante, calma las tensiones y espasmos nerviosos, y regula la tensión sanguínea’ (José Jaén. 1984).

Millo.

Millo.

Popularmente existe el conocimiento sobre las propiedades diuréticas de la barba de millo y se ha aprovechado su uso para tratar irritaciones del tracto urinario, los cálculos renales, para disminuir la tensión alta o para acompañar a dietas depurativas o de adelgazamiento.

Ajo.

Ajo.

Tradicionalmente se ha utilizado para tratar la bronquitis crónica, los catarros recidivantes, la gripe, el asma bronquial y la tos ferina. Además se han demostrado propiedades antioxidantes, antiarterioscleróticas, antihepatotóxicas y anticancerígenos.

Menta.

Menta.

En medicina popular la menta pasa por ser una planta estomacal, aperitiva, digestiva, carminativa y calmante del dolor cólico gastrointestinal. También es corriente su utilización en algunas preparaciones para resfriados y para los catarros respiratorios, como descongestivo nasal y mucolítico.