‘Cyca circinalis’.

Se recupera en el interior del MUBEA, una vez controlada en más de un 98 por ciento la plaga que la afectaba.