Despierta a la vida la tierra dormida.

El rugido resuena cada vez más cerca, desde el mismo centro de las entrañas de la corteza terrestre.